16 oct. 2008

not that easy...

apenas hace unos instantes la había abofeteado, la desesperación llegó a ese extremo que no pudo evitar levantar la mano y soltar una sonora y dolorosa bofetada....minutos después llegó la razón.. y el arrepentimiento corría por sus venas... ella sentada, inmóvil, lloraba profusamente.. llegaron a un extremo que había pensado inalcanzable...y ahora parecía que no había vuelta atrás. En su estómago se iba formando una sensación, una sensación que le impedía que las cosas simplemente pasaran como algo más, una sensación que era algo cercano a un vacío y que se convertía en un rechazo... en un rechazo hacia la persona que había agredido... llego la disculpa y ella la escuchó y quiso entenderla, quiso sentirla pero el lugar que había ocupado en algún momento tanto amor era ocupado por ese vacío, ese vacío que hacía sentir a esa disculpa como palabras carentes de sentido, ese vacío que le hacía no querer siquiera acercarse, ese vacío que permanecía ahí, que no desaparecía en ningún momento. Cerraba los ojos y deseaba que todo terminara deseaba regresar a esos momentos en donde todo era paz, en donde se abrazaban y besaban, donde la noche pasaba lenta y tranquilamente a su alrededor... cerró los ojos e intentaba escuchar esas disculpas, esa petición de empatía, intentaba buscar todo lo bueno que había, intentaba regresar a ese amor que apenas hace unos instantes sentía-....y todo.. de nuevo... permanecía inmóvil... no pasaba nada, se había vuelto ahora como un robot, no sentía alguna otra emoción que no fuera ese rechazo, ese vacío iba comiendo todo su cuerpo, toda su mente, toda su alma... buscaba el camino de regreso y en la oscuridad nada pasaba, no encontraba ese camino de regreso. Se sentía estúpida, vacía, enferma, culpable y principalmente humillada.... Escuchaba todas esas frases y no encontraba nada más. Le dolía el vacío, el vacío que poco a poco esfumaba todo.
Se paró e intentaron abrazarla... ella evitó el abrazo.. y aún con los ojos cubiertos de lágrimas ella gritó "me das asco, me das asco!"... la otra mirada sorprendida, incrédula ante esos gritos, y ella sabiendo que aún cuando eso no expresaba ni su vacío ni su rechazo no se retractó.
Necesitaba gritar.
Comenzó lentamente a caminar....a alejarse...siempre, a final de cuentas había tenido ese intenso vacío.. y siempre había caminado sola. Vacío eterno, engaño de momentos.

punto y aparte

No hay comentarios: