17 mar. 2013

El amor, ese loco amor...

Recientemente me puse a hacer una mini encuesta con mis amistades más cercanas, les preguntaba si sentían ese loco amor y pasión por la persona con la que estaban actualmente, ese amor intenso, insoportable y que parece que se va a salir del pecho que sintieron en su momento con los grandes amores de su vida, la respuesta fue un rotundo NO.

La mayor parte de las personas a las que les pregunté ésto me comentaban de una forma bastante segura que ese tipo de cosas pasan una sola vez en la vida.  No pude, no supe contestar, no encontré la forma de convencerlas de que eso no podía ser lo correcto para la vida de alguien.

Me gustaría decir ésto convencida de que es cierto, pero a veces más bien las otras personas parecen más convincentes que yo, es cierto. Sin embargo no tolero la idea, no la concibo y no la acepto para mi vida. Me parece algo espantosamente cruel para la vida de cualquiera el hecho de estar en una relación sin sentir ese loco, hermoso y pasional amor, y más aún, sin trabajar a diario para mantener la relación así. Es verdad, soy una persona adicta a esa emoción y esas primeras sensaciones de una conquista, pero también tengo la ilusa idea de que si uno quisiera podría trabajar para mantener la relación así día con día.
No, no me hablen de amores sosos, relaciones cualquiera, no me hablen de terminar andando con su mejor amiga, no lo puedo soportar. ¿Que si me considero capaz de sentir un loco amor más de una vez en la vida?. Por supuesto, lo he logrado ya y la verdad es que ha sido maravilloso. Me inclino un poco más al hecho de pensar que con el paso de los años y experiencias uno aprende a trabajar más en las emociones específicamente en el dolor y que si no lloramos como nos recordamos llorando a los 16 años entonces no implica que la relación en realidad no fue significativa. Yo sin embargo, les puedo hablar de locos y pasionales amores que finalizaron y que sí, me provocaron lágrimas, me hicieron quedarme en cama sin ganas de levantarme pero que también ahora aprendo a manejar más bien con ejercicio y terapia ocupacional.
Tampoco estoy diciendo que ese tipo de amor se logra con cualquiera, no, uno desde el inicio percibe si la persona con la que sale y quiere iniciar una relación tiene ello para hacernos sentir mariposas, hormigas y gastritis en la panza por tanto amor. A mí no me ha pasado siempre, en la vida, no me pasa a cada rato y sí, me ha pasado en contadas ocasiones pero lo he logrado más de una vez.
Es como esa teoría que dice que todos provenimos de una unidad, de algo total que se fue dividiendo y a su vez esas nuevas partes se iban dividiendo en otras más pequeñas, por lo tanto, tendríamos más de un alma gemela proveniente de esa unidad más próxima en la que fuimos divididos. Tenemos más de una parte de esa unidad que podríamos encontrar. Podríamos enamorarnos más de una vez.
Angustiantemente hermosa la idea, ¿Cierto?.


Me aferro pues, a la idea de algún día encontrar a otra persona que me diga "Me he enamorado más de una vez y no me conformo con un amor cómodo, quiero amor con locura".
No, no vengan a mí a decirme que están cómodos, que lo que tienen es lo más cercano que se pudieron a encontrar al amor. No me bastan estas sensaciones.

No espero que me entiendan a la perfección y sé bien que a veces digo cosas raras y que mi redacción es pésima. Me disculpo de antemano por ello.

Punto y aparte.

2 comentarios:

Ashleth dijo...

Yo me he enamorado locamente más de una vez y es de las experiencias más exquisitas de la vida. Efectivamente no se siente con cualquiera y es algo que sientes desde la primer vez que los tienes frente a ti.
Por cierto, comparto esa teoría que mencionas. =)

Maharet dijo...

Espero de todo corazón Ashleth que ponto tengas a tu lado ese loco y hermoso amor.
Gracias por leer.