4 dic. 2009

hace años...

últimamente me ha dado de nuevo esa manía de morder las plumas, es más, ahora hasta con un clip me entretengo mordiéndolo durante el día en el trabajo. Sin darme cuenta me siento como en tercero de secundaria cuando fue la última vez que mordí plumas o lápices, tenía una maestra de química que además de poco agraciada era estricta hasta decir basta, había que comportarse como ella dijera, no hacer cosas que la molestaran....entre ellas.... morder las plumas. Debo confesar sin embargo, que era una excelente maestra y que además me recordaba a uno de mis libros favoritos que nunca supe dónde quedó "La mujer más mala del mundo"... un libro infantil que en algún momento buscaré por mar y tierra para mi hij@ o para mis sobrinos.

Este retroceso hasta hoy inconciente me generó diversos pensamientos, entre ellos la pregunta de qué tanto se han cumplido mis expectativas de vida hasta el momento, la verdad es que no recuerdo muy bien el cómo me veía a ésta edad en ese momento, pero repito, me sentí en secundaria.
Podría aún así, sin recordar con exactitud todo, decir que no he cumplido con mis expectativas de vida, decir que no he alcanzado esa plenitud, decir que poco a poco me fui perdiendo en el camino, y es que es difícil, cuando uno está peque aún, siente que la vida será maravillosamente fácil (y quizá en realidad sí lo es y quien se lo complica es uno mismo) y al final sin darse cuenta uno se empieza a sumergir en la cómoda monotonía, en lo "fácil" de la rutina, en el miedo de lo nuevo.
Carajo. Despierta!
Ya lo he dicho, soy un tanto rebelde al respecto, siemprehe creído en la existencia de algo más y en la constante lucha por conseguir la satisfacción. A veces se me olvida, a veces lo recuerdo, otras tantas me lo recuerdan.
Ya va a ser mi cumpleaños, qué pensaba en ese entonces hace años cuando vivía atemorizada por la maestra de química? qué pensaba, qué deseaba para mi cumpleaños?
En ésta ocasión, ya me tengo mi regalo.
La oportunidad de sentirme bien, sentirme querida, sentirme que, como dicen, mientras haya vida, hay esperanza. Dicen también, no hay imposibles.

Besos descarados a todos.
Recuerden, estoy ausente porque mi lap sigue en estado de coma y en mi trabajo la red está bloqueadísima, así que si hoy por terminar trabajo me chuté el encendido de media hora de esta PC Lentium 2009 decidí pasar también pa saludar.

punto y aparte.