17 sept. 2008

tristeza...

cuando uno se siente triste empieza inevitablemente ese lento camino a la despersonalización y hacia la antipatía hacia los demás. Esto es hasta cierto punto paradójico ya que en realidad uno podría apoyarse en alguien más para salir adelante, pero la mayor parte de las veces no es así. Uno empieza a tratar mal a los demás como si de alguna forma inconciente los culpáramos de lo que nos está pasando, pero no es así, el hecho de que uno siga culpabilizando a las demás personas de los sentimientos que nos aquejan es inútil, pues ésta culpa seguirá recargada en los demás sin darnos siquiera la pauta ni la motivación para resolver lo que sentimos, como si el simple hecho de decir "esto que me pasa es culpa de x" mágicamente nos fuera a hacer sentir mejor. No, no sucede. Seguimos tratando mal a las personas que nos rodean, de forma indiferente, apática, nos manetenemos así, sin embargo el cómo nos sentimos es culpa de nosotros mismos, porque uno decide en cierto momento (aunque hablemos de nanosegundos) el cómo va a reaccionar o el cómo se va a sentir con cierto estímulo. Si yo te digo a ti que esa vestimenta se te va mal bien puedes enojarte, llorar, o reir.. eso depende de ti... pero ciertamente es más fácil el hecho de que si tu reacción o sentir fue negativo me eches la culpa a mí por lo mal que te he hecho sentir. Es precisamente esa parte asumir esa responsabilidad del control de los sentimientos que será lo único que conlleve a la resolución, qué cómodo simplemente culpabilizar a alguien.
Los sentimientos además, son contagiosos, pero no esalgo tan sencillo. Una persona que se acerca a otra contándole las penas que la aquejan es menos contagiosa que una persona que vive la emoción. Osea, si yo me acerco a ti y te cuento todo lo que me pasa, me desahogo y llevamos una plática tranquila voy a tener una estructura más avanzada de mis sentimientos y emociones y me voy a sentir con un contenido emocional un poco menor y tú a tu vez de alguna forma tendrás esa vacuna contra mi emoción con ésta misma plática. Sin embargo, si yo me acerco a ti, triste, sollozando, con la mirada perdida, con la indiferencia y despersonalización característica de ésta emoción, no te cuento nada sino simplemente "la vivo" a un lado de ti a tope, te contagiarás. Es como la gripe. En verdad que lo es. Y no se manifiesta únicamente como tristeza o desesperanza similar sino que uno la puede a su vez "vivir" como enojo, coraje, etc... Con esto no digo pues que uno debiera ponerse en cuarentena cuando se siente triste sino que uno debiera tener la disposición para solucionarlo y dejar todo en manos de los demás, o en "por culpa d los demás"

Estaba mal, estaba triste, estaba desesperada con las exigencias de las personas que me rodeaban, nunca llegaba ninguna de ellas a la satisfacción, nunca ninguna de ellas tenía lo suficiente de mí, vivía triste y contagiaba mi tristeza. Lloraba casi todo el tiempo.
Me desperté y pensé "Nunca seré suficientemente buena para los demás", me acerqué al espejo, me miré y mi reflejo me susurró... "Nunca vas a ser suficientemente buena para ti misma".
Estuve depositando todo este tiempo esa exigencia en los demás, esa exigencia que provenía de mi misma. Dejé de llorar y decidí aprender a vivir conmigo misma.

Esto y más podrán encontarlo en un libro que estoy escribiendo. Real. Avísenme para apartarles una copia. je

punto y aparte

No hay comentarios: